El Mercado de Sant Antoni

SANT_ANTONI

El Mercado de Sant Antoni

El pasado día 23 de mayo se reinauguraba el Mercado de Sant Antoni después de pasar 9 largos años en obras durante los cuales los paradistas yacían ubicados en dos carpas provisionales en el entorno del mismo edificio.

Este mercado, junto con el Mercado de la Boqueria y 6 más, es uno de los más importantes y tradicionales de la ciudad de Barcelona.

En la antigua Barcelona amurallada el de Sant Antoni era un mercado al aire libre y fuera muralla. En concreto se encontraba en el acceso sur de la muralla de la ciudad, concretamente en el portal de Sant Antoni del que deriva el nombre.

Con el crecimiento de la ciudad y el derribo de las murallas, el mismo Ildefons Cerdà, en su conocido plan del que nace l’Eixample, ideó construir un edificio para albergar el tradicional mercado para así no perderlo, pues este se necesitaba para abastecer el número creciente de barceloneses.

Tal y como marcaba el Plan Cerdà el arquitecto Rovira i Trias fue quién se encargó de construir entre 1879ny 1882, el edificio que albergaría el primer mercado a las afueras de la ciudad de Barcelona. Sin embargo, en la actualidad se ubica en pleno centro.

El Mercado de Sant Antoni es el único de Barcelona con oferta comercial de lunes a domingo, y en la actualidad cuenta con 226 establecimientos y un total de 53.388 metros cuadrados repartidos en cinco plantas.

Entre otras cosas el Mercado de Sant Antoni es especial por su abastecimiento de alimentación fresca, sus encantes y el mercado dominical dedicado al libro.

Como curiosidad comentar que durante las recientes obras llevadas a cabo entre 2009 y 2018, en las excavaciones realizadas se encontraron debajo del suelo del emblemático mercado restos de baluarte de Sant Antoni de la antigua Barcelona, así como otros vestigios del pasado de la ciudad entre los que destacan parte de la Vía Augusta Romana y la necrópolis de esa misma época.

Así pues, desde Madanis os animamos a visitar el recuperado Mercado de Sant Antoni, mientras os dejáis cautivar por esas particularidades que lo hacen tan especial.